El café como materia prima

Para elaborar el mejor café es importante conocer los tipos del mismo que existen en el mercado.

A continuación te enseñamos cuáles son:

Arábigo

Es el más extendido. Actualmente supone entre el 70 y el 80% de la producción mundial.
Procede de las montañas del sur de Etiopía.
Posee un bajo nivel de cafeína: entre un 1% y 1.5%.
Tiene un gusto suave y agradable.

Sus variantes son:

  • Moka. Originario de Yemen Posee una su baja acidez y su sabor recuerda al chocolate.
  • Java: Su sabor es fuerte, picante y dulzón. Es uno de los más caros, pero también de los más apreciados.
  • Kenia AA: Un café fuerte y de gran prestigio. AA es la calificación que se da en Kenia al grano de café de mayor calidad.

Otras variantes menos habituales del Arábigo son el Tarrazú, de Costa Rica, el Peaberry, del monte Kilimanjaro, Harrar y Yirgacheffe, etíopes, Kopi.Luwak, de Java y muy apreciado, Mandheling, Lintong y Toraja Kalossi, de Indonesia, y Blue Mountain, japonés y el más caro y exquisito del mercado.

Robusta

También conocido como coffea canephora, procede del Congo y su árbol es distinto al de la variedad arábiga.
Es un arbusto mucho más resistente. Crece en terreno llano y sus cosechas son mayores.
Resulta ideal para la fabricación de solubles, mezclas y cafés de baja calidad
Es más barato que  el Arábigo, pero, tanto su aroma, como su sabor no están a su altura. No es tan demandado.

Mezclas de cafés

Mezclar el café arábigo y derivados y el robusta es algo muy habitual.
Con esa amalgama se obtiene un producto de propiedades combinadas y más barato.
Las mezclas son muy solicitadas por grandes firmas cafeteras, cadenas hoteleras e, incluso restaurantes importantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba